domingo, 16 de febrero de 2014

Lost in translation, pero con Alta Fidelidad

Hoy no vengo a hablar de la película de Sofia Coppola que da título a este post, sino a lo que significa en sí "perderse con la traducción". ¿No os ha pasado que leéis una novela traducida y hay expresiones que os chirrían, o pasajes que os dejan absolutamente indiferentes cuando se supone que son importantes? Es mucho más fácil darse cuenta con las películas, y eso que -por desgracia- ya hemos adoptado expresiones totalmente antinaturales fruto de doblajes pésimos.

Mi primera experiencia con una traducción chirriante fue hace muchos, muchos años. Remontémonos a Harry Potter. Fue por casualidad: hasta la quinta novela, me las había leído todas en castellano (a ver qué chavalina de la ESO se va a poner a leer novelas en inglés). Pero la impaciencia por leer la sexta y la séptima cuando ya se habían publicado en el mundo anglosajón me empujó a obtener (ejem, ejem) los libros en inglés. Y qué diferencia. Ya no hubo vuelta atrás.

Desde entonces, más o menos, y a medida que fui mejorando mi nivel, prefería leer las novelas en versión original en inglés. Pero el otro día, en un impulso, saqué de la biblioteca "Alta fidelidad", de Nick Hornby. En castellano. Y edición de hace más de quince años, por lo menos. ¿El resultado? Que la cita más significativa de la novela, en castellano, era esta:
Al día siguiente, en la tienda, una mujer me pregunta si tengo algo de soul, de "alma". Me entran ganas de responder que depende: unos días sí, otros no. Hace unos días se me había agotado, y ahora tengo demasiada, más alma de la que pueda aguantar. Ojalá pudiera repartirla de forma más equitativa, con más equilibrio. No puedo solucionarlo. Me doy cuenta de que a esa mujer no tienen por qué interesarle mis problemas de control del stock interno, así que le indico dónde está el soul, ahí al lado de la salida, al lado del blues.
Mientras iba leyendo "Alta fidelidad", iba traduciendo mentalmente cada palabra que me chirriaba, como las de ahí arriba (evidentemente, en inglés Hornby no hace la aclaración soul-alma, y en castellano les ha faltado decir que having the blues es algo así como estar de bajón). Es una tortura leer así porque no te enteras de casi nada. Si leéis esa cita en inglés, recuperará todo su sentido.

Pero en fin, hoy opino de esta novela. Cogedla en inglés. Poned algunas de las canciones que el protagonista menciona (y hay muuuchas, porque es dueño de una tienda de discos) y debatíos entre la identificación humillante y el humor irónico que os arrancará unas cuantas sonrisas. Si os gustan los personajes cínicos, aquí tenéis dos tazas. Feliz lectura.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.