viernes, 11 de enero de 2013

La vida te da oportunidades

"Me han echado un mal de ojo".

A veces, algunas circunstancias en la vida nos hacen pensar que una fuerza superior nos está castigando o poniendo obstáculos en el camino hacia cosas que queremos. Nada más lejos, hay otra forma de entenderlo: la vida te da oportunidades.

Ponerte enferma los días de vacaciones, visto de otra forma, te enseña a valorar lo bien que te cuidan en casa. Romperte un diente en una discoteca te enseña, a la fuerza, que beber del botellín y meterte con calzador en un local llenísimo puede no ser tan "guay". Comprar productos de baja calidad te enseña que lo barato puede salir caro. Trabajar en un grupo que no funciona, te enseña lo esencial de la comunicación y la motivación e, incluso, que más no siempre significa mejor.

El cuerpo humano es maravilloso; solo tenemos uno y, aunque lo maltratamos y sacudimos constantemente, nos acompaña toda la vida. Nos señala lo que hacemos mal y lo que hacemos bien y, aunque no queramos escucharlo, peleará aún así muchos años. Es una recompensa.

Pero, sobre todo, la vida, vivir, es lo más importante. Tardamos toda una vida en aprender a vivir, y cuando parece que vamos entendiendo cómo se hace, se acaba. Por eso hoy, caminando hacia casa, me he dado cuenta de que levantarme a las 8 no es tan duro si eso me permite ver unos rayos de sol. Pasarlas canutas haciendo un trabajo no es tan malo si eso me va a dar lecciones que me sirvan en el mercado laboral o en el ámbito personal. Pasarme horas en Facebook, aunque desearía que fueran menos, puede darme alguna oportunidad, como un pequeño trabajo.

Y, aunque dentro de dos semanas se acabe esta etapa Erasmus y se vayan casi todos mis amigos, la situación es menos triste si pienso en el valor que tiene. Hace 5 meses, podríamos decir que los planetas se alinearon para dejarme subir al último tren. Pero yo lo voy a decir así: la vida me dio una oportunidad. Y, a pesar de las circunstancias, estar escribiendo esto me demuestra que la estoy aprovechando.

1 comentario:

Luis Heras dijo...

Me ha gustado mucho esta interpretación de las diversas cosas que nos pasan día a día. Ojalá lo lea todo el mundo y veamos la vida de distinta forma. Se nos olvida valorar lo que tenemos.

¡Un saludo!

Se ha producido un error en este gadget.