martes, 3 de abril de 2012

Amnistía fiscal, mentiras y trampas

El siempre agudo Nacho Escolar ya nos refrescó la memoria en su blog:


Sí, es el presidente del Gobierno despotricando sobre una posible amnistía fiscal (la tercera que hubiera llevado a cabo un Gobierno socialista, por cierto) en 2010. Oh, vaya, esa medida "excepcional" que anunciaron que llevarían a cabo el viernes pasado los mismos populares...

Amnistía fiscal. Analicemos. Amnistía: perdonar. Fiscal: impuestos. Perdonar impuestos. ¿Nos perdonan los impuestos? ¡¿No habrá que pagarlos?! Oh, vaya, pero que no nos los perdonan a todos. De hecho, es justo lo contrario, a TODOS los contribuyentes les suben el IRPF (impuesto directo que grava las rentas del trabajo, el capital, etc.) y el IBI (impuesto sobre bienes inmuebles), como anunciaron al poco de haber conseguido su mayoría absoluta. ¿Entonces a quién le perdonan los impuestos?

Viñeta de jrmora.com
Pues les van a perdonar los impuestos, y no sólo eso, sino también una buena sanción estipulada en la Ley, a toda aquella empresa o contribuyente que no ha declarado a Hacienda sus ingresos los últimos cuatro años. Que ha estado ganando dinero negro, vamos. Y la cosa está así: a las empresas que tributan en un paraíso fiscal (y otras características que, por simplificación, no vamos a explicar aquí) les exigirán pagar un 8% de sus ingresos en negro. O lo que es lo mismo: que les dejarán blanquear y quedarse con el 92% de lo ingresado de forma no honrada, mientras el resto de empresas que han pagado religiosamente su tipo impositivo del 30% cuando tocaba se quedan con tres palmos de narices.

Y ahí no acaba todo. Los contribuyentes que han buceado en la economía sumergida tendrán que pagar como multa un 10% de sus ingresos en negro (y decimos contribuyentes con sorna, ya que si ganan en negro, de contribuyentes no tienen mucho... más bien de chupópteros, que no pagan y en cambio se habrán beneficiado de los servicios públicos). O lo que es lo mismo: que podrán blanquear el 90% de lo que se han embolsado jugando sucio, mientras el resto pagaba su IRPF.

Según el ministro Montoro, este esfuerzo es para llenar las arcas públicas urgentemente: los jefes europeos han dicho que el déficit hay que reducirlo aún más, hasta un 5'3%. Eso son 27.300 millones de euros más de ajuste. Y hay que llenar las arcas sin subir el IVA. Porque claro, el IVA, impuesto indirecto al consumo... si lo subimos, pues desincentiva el consumo.

Pero, señor Montoro, premiando el fraude también desincentiva usted algo: la honradez. Qué ejemplo está dando a los españoles de bien, ¿no? Pues mire, yo, que siempre he sido bastante aplicada, mañana mismo empiezo a poner práctica lo que nos está enseñando. Voy a hacer trampas en un trabajo para clase. Sí, está mal, me remuerde. Fíjese. Y eso que no juego con el dinero de nadie.

Fuentes: El País, Cinco Días, Expansión, Escolar.net, El Blog Salmón

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.